Historia de la encuadernación, del origen a nuestros tiempos

La palabra encuadernación proviene del latín quaternos, con el prefijo quaterni ‘cuatro’.
Cuadernillo es cada pliego que se dobla en forma de cruz o en cuatro, para ser incluido en un libro.
Encuadernar no es otra cosa que unir determinadas cantidad de hojas formando un libro con el fin de conservarlo y protegerlo.

Las primeras cubiertas para proteger escritos datan del año 4000 (a. de C.) en la antigua Mesopotamia.
En esa época se escribía sobre tablillas de barro y para protegerlas se fabricaba un envoltorio hecho con arcilla en forma de sobre, que decoraban con inscripciones y dibujos.

Mas tarde, durante la civilización egipcia, sobre el año 3500 (a. de C.) se inventó el papiro, que obtenían de una planta en forma de caña que crecía en la orilla del río Nilo. Para protegerlo se usaban unas tablas sujetas con cuerda.

En la época de griegos y romanos se usaban unos recipientes de arcilla para proteger los pergaminos.

El origen de la encuadernación comenzó al transformar el papiro o pergamino en hojas separadas.

libro antiguo
Libro antiguo estudio

Los artesanos dejaron disintos estilos dependiendo de cada época.

Al principio las tapas eran dos tablas de madera sujetas con cuerdas al cuerpo del libro.

La época bizantina se considera la de mayor esplendor de la encuadernación. Hoy son consideradas verdaderas obras de arte, con bellos trabajos de orfebrería y delicadas miniaturas e iluminaciones.
Las técnicas de decoración de tapa y lomo las perpetuaron los monjes irlandes y los artesanos del Norte de África, utilizaban tapas de planchas de metales preciosos, bordados o decorados con piedras preciosas, marfil, esmaltes o madera tallada.
También usaban la ténica del gofrado en los códices (manuscritos anteriores a la imprenta) con recubrimiento de piel, usando pan de oro.
En aquella época el libro era un artículo de lujo, muy valioso; por lo que frecuentemente se efectuába un contrato ante notario.
A veces, para libros o volúmenes preciosos, se hacían estuches y cajas de metales preciosos que adornaban con pedrería.

La invención de la imprenta (sobre el año 1450 aproximadamente) provocó que el número de textos fuera mayor por lo que los libros eran menos ostentosos, más ligeros y cómodos.

La encuadernación artesanal es un proceso puramente manual, en el que se unen hojas con distintas técnicas dando como resultado un libro único, elaborado minuciosamente.

 

 

 

Total Page Visits: 9380 - Today Page Visits: 8
admin Escrito por:

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    1 × uno =